Todos sabemos que cuando llueve lo mejor es bajar la velocidad pero, ¿Sabes por qué? La respuesta es sencilla: no importa si tienes el mejor auto o las mejores llantas, a más de 90 Kms/h el carro sufre de un fenómeno que se llama “Acuaplaneo”. Frenar a esa velocidad es sinónimo de perder el control del coche y sufrir un accidente.

El acuaplaneo es cuando las llantas pierden tracción del pavimento a causa de que el agua no logra ser drenada por el dibujo de la llanta producto de la alta velocidad, de la acumulación de agua o de las condiciones del pavimento. Naturalmente cuando la llanta empieza a rodar sobre la superficie del agua, no hay nada que cause tracción y entonces se pierde el control del vehículo. Este es un fenómeno que potencialmente puede presentare cuando hay pavimento mojado y nadie está exento de experimentarlo, si embargo, se puede reducir el riesgo a través de dos grandes acciones: 1) Cuida la calidad de las llantas y 2) Cuida la calidad del manejo.

Calidad de las llantas y calidad de manejo: un binomio que resulta en seguridad.

Todas las llantas tienen un dibujo en la superficie especialmente diseñado para drenar agua. Gracias a este, las llantas no pierden tracción al avanzar sobre superficies mojadas. No obstante, debemos recordar que cada vez que una llanta avanza o frena (básicamente, cada vez que es usada) pierde un poco de caucho y se desgasta, ahí es donde entra este binomio ganador: menos enfrenones = menos desgaste de las llantas = mejor calidad de conducción.

Algunas recomendaciones:

  • Revisa el espesor del dibujo: en cualquier llanta, el mínimo para circular, es un espesor de 1.6mm. Todas las llantas traen unas “guías” a esta profundidad, si el dibujo ha llegado al nivel de las guías: es hora de cambiar llantas
  • Revisa que no hayan incrustaciones en el dibujo, lava constantemente tus llantas y extrae, en dado caso, cualquier objeto que esté entre el dibujo
  • Anticipa tu frenado: cuando salgas y esté mojado, frena con mucha más anticipación y nunca golpees fuerte los frenos a menos que sea una emergencia, siempre calcula tener por lo menos un carro de distancia con el carro de enfrente
  • Usa tus luces aún de día: Especialmente en camino mojado, las luces de ayudarán a observar mejor el camino y discernir mejor cuando haya un bache.

Anticipándonos a cualquier situación, desarrollamos llantas con un dibujo eficiente que ofrece buena tracción, excelente drenaje de agua y un desempeño inigualable. checa nuestro catálogo aquí.

Pero aún con la mejor llanta, te recomendamos que sigas bajando la velocidad cuando te encuentres bajo la lluvia. Manejar responsablemente es la manera adecuada de garantizar tu bienestar.

Y recuerda, cuando cambies llantas, pide JK TYRE.